El Molino - acrílico sobre tela - 50 x 60 cm - 2007  
     
   
     
  Villa Devoto - acrílico sobre tela - 50 x 60 cm - 2007  
     
     
     
 

Nací en la ciudad de Buenos Aires, en una familia de artistas, mi madre soprano lírica y
mi padre fotógrafo y músico. Desde pequeña sentí pasión por el dibujo y el color, y mis primeras lecciones las tomé en el taller de mi abuelo materno, el escultor mendocino
Rómulo Arellano.

Egresada de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, cursando la Materia de Dibujo y Representación con la Profesora Martha Rodriguez Carrera y la Arquitecta Raquel Lauría. Luego participé como docente en la misma Cátedra de dibujo y trabajé en importantes Archivos de Historia e Investigación de la Arquitectura de la Facultad.

Tomé clases de acuarela con los maestros Sergio Merayo y Eduardo Cervera y soy autodidacta en la técnica del acrílico sobre tela.

Durante el año 1998 viví en Salvador de Bahía, Brasil, trabajando en la Restauración de la Igreja do Bomfin y comenzando de a poco
a pintar.

Toda esta experiencia me nutrió y animó a elaborar mi propio proyecto de Restauración del Patrimonio Arquitectónico de Buenos Aires a través de mi arte, al que me dedico desde entonces. Elijo la arquitectura, visito las obras, subo a las Torres y Cúpulas cuando puedo, siento sus espacios y su atmósfera, investigo
su historia y luego las pinto en acrílico sobre tela con todo el amor y admiración que me provocan.

Admiro profundamente a los artistas plásticos argentinos Juan Carlos Castagnino, Benito Quinquela Martín y a Emilio Pettoruti. También a Gustav Klimt, Wassily Kandisky, a Van Gogh, y a los maestros del Impresionismo, como así también el Arts and Crafts Movement, de William Morris, Leonardo da Vinci, Juan Gris, y al arquitecto catalán Antoni Gaudí, entre otros grandes maestros de quienes pude admirar sus obras personalmente en los años 2006 y 2010.
Desde el año 2004 bailo tango, actividad que estrechó aún más mi conexión con Buenos Aires, desde el abrazo, la música y la poesía. Las milongas al aire libre, los salones de baile, el ritual de los zapatos y el cabeceo, los bailarines y los músicos aparecen en escena desde entonces en mis cuadros.
Desde enero de 2002, participo del Paseo de las Artes de Recoleta y en distintos concursos y muestras colectivas nacionales y del mundo.

El color es luz, y la luz es vida. Cuando pinto me siento en paz.

Y trasmitir esa paz a través de mis colores me hace más feliz.

 
 
 
 
  MARGA FABBRI . 2011   www.margafabbri.com.ar
.
info@margafabbri.com.ar